El Aceite de Oliva

El Aceite de Oliva

Crédito foto: en Pexels, Licencia CC0

El aceite de oliva es un aceite vegetal de uso principalmente culinario. Se obtiene del fruto del olivo, denominado oliva o aceituna. Casi la tercera parte de la pulpa de la aceituna es aceite.

Por esta razón, desde la Antigüedad se ha extraído fácilmente con una simple presión ejercida por un molino. En España, las instalaciones donde se obtiene el aceite reciben el nombre de almazara. También se ha empleado para usos cosméticos, medicinales, religiosos y para las lámparas de aceite.

La oliva o aceituna no se suele comer cruda debido a la amargura de su sabor (principalmente debida a la presencia de compuestos fenólicos). Este sabor se reduce mucho aplicando diversos procesos de macerado. No obstante el 90 % de la producción mundial de olivas se emplea en producir aceite.

El aceite de oliva virgen extra es muy beneficioso para la salud, está recomendado para todas las edades. Algunas de las ventajas de su consumo son:Contiene vitamina E que previene de la oxidación del colesterol malo LDL.

Contiene Polifenoles, que poseen una acción antioxidante, previenen el envejecimiento celular y también la formación de células cancerosas.

Contiene Grasas monoinsaturadas: ayudan a reducir los niveles de LDL-colesterol o colesterol malo.

Ayuda a rebajar los niveles de glucemia, por lo que necesitarían menor cantidad de insulina.

El aceite de oliva extra virgen se infiltra muy poco en el alimento, es el mejor aceite de oliva para realizar fritos.

Ayuda al endurecimiento de los huesos, lo que beneficia mucho a las personas adultas.

Evita la sobreabundancia de colesterol y ayuda a la asimilación de grasas, ya que favorece la síntesis hepática de sales biliares.

Reduce el ácido de la mucosa esofágica, frena y regula el vaciado del estómago al duodeno.

El aceite de oliva, tanto el virgen como el extra, son ricos en vitaminas A, D, E y K. Favorece la absorción de minerales como el calcio, el fósforo, el magnesio y el zinc; es eficaz en el proceso digestivo, evitando la acidez gástrica y facilitando el tránsito intestinal.

Mejora el control de la presión arterial. Ayuda a controlar el nivel de glucosa en sangre. La elevada cantidad de polifenoles (un antioxidante natural) en el aceite de oliva ayuda y previene enfermedades degenerativas como el Alzheimer, y actúa contra el envejecimiento. Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, aumentando el HDL o colesterol bueno.

En la alimentación infantil, el uso exclusivo del aceite de oliva en las comidas (en ensaladas, guisos y fritos) se asocia a una menor ganancia de peso durante la infancia, además de relacionarse con una celularidad del tejido adiposo más favorable para el futuro del individuo.

Jeanne Calment, una de las personas con la longevidad confirmada más larga del mundo (alcanzó los 122 años), decía que sus alimentos favoritos eran el aceite de oliva, el vino de Oporto y el chocolate.

41 Comments

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *